África en nuestra mesa

Mariana Dávila

El Hay Festival suele rescatar realidades que giran en torno a los conceptos de identidad y territorio en el Caribe, y qué más pertinente que indagar en las formas gastronómicas de nuestros países para conocer además su salud y dieta alimenticia, como lo hicieron en el festival en Cartagena este 2019 de la mano de la Fundación BAT y de la Fundación Bigott.

El editor Mario Jursich basó sus palabras sobre la relación entre la identidad, el territorio y la gastronomía de las regiones.

 

El «ser saludable” cobra cada día más importancia y resonancia entre nuestros hermanos latinoamericanos, la lucha contra la ingesta de ciertos alimentos compuestos de azúcar, grasas trans, e incluso carnes, y el surgimiento de grupos sociales organizados para alimentar a los más desfavorecidos, dan cuenta de la toma de conciencia que está suscitando en nuestro territorio frente al desarrollo de una dieta balanceada.

«La fertilidad y los frutos de la madre tierra imperan en el pensamiento indígena», dice la chef Leonor Espinosa.

 

Siguiendo su tradición de catorce años, la Fundación BAT participó en el Hay Festival Cartagena 2019 con su característico fin de propiciar espacios de encuentro de distintas manifestaciones artísticas y de proyectar las distintas expresiones de la cultura popular colombiana. En esta oportunidad mostró su sólida alianza con la Fundación Bigott de Venezuela, cuyo  propósito es inaugurar espacios de difusión y reflexión en torno a la forma de alimentarse de colombianos y venezolanos, lo cual, a juicio de ambas instituciones, la gastronomía sería entonces una de las manifestaciones culturales más arraigadas y primigenias que tiene el ser humano para relacionarse con sus congéneres.

Rafael Cartay, uno de los escritores en materia gastronómica más emblemáticos de Venezuela.

 

Se quiso generar pues, junto con el apoyo del Hay Festival y de la FNPI, un diálogo alrededor de la cocina afrocaribeña, destacando así “el movimiento de las cocinas regionales, que demuestran la íntima conexión entre producción económica (agrícola y de servicios), procesos de transformación de los alimentos que implican el desarrollo de tecnologías, el territorio que se habita, la familia, y con ella las costumbres y usos propios de esos espacios sociales.”

En este proyecto conversaron el venezolano Rafael Cartay, teórico de la gastronomía venezolana y autor del libro La despensa de la cocina afrocaribeña; la colombiana Leonor Espinosa, economista, artista visual y destacada chef, reconocida con el Basque Culinary World Prize 2017 por ayudar a las comunidades indígenas y afrocolombianas a potenciar sus tradiciones gastronómicas como motor social y económico, junto con el editor colombiano Mario Jursich en torno a los vínculos de identidad, territorio y gastronomía.

Dicho conversatorio abordó la presencia de la cultura africana en la mesa de los países del Caribe, especialmente Colombia y Venezuela y su conceptualización como “cocina afrocaribeña” en otros elementos discursivos contemporáneos. Unos de los grandes aliados para este proyecto fue la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, tanto para Fundación BAT Colombia como para la Fundación Bigott. La FPNI brindó un gran apoyo en el análisis de las formas de comunicación presentes en la cultura, tanto de Colombia como Venezuela, y en esta ocasión se unió de nuevo con las fundaciones para fomentar el diálogo y la reflexión en torno a los discursos alimentarios presentes en ambos países.

La Fundación Bigott tuvo la gran idea y tarea editorial de revivir debido a una gran preocupación por la cultura popular el libro La despensa de la cocina afrovenezolana de Rafael Cartay. Ambas fundaciones, Bigott y la BAT Colombia, fueron protagonistas de su puesta en escena en el maravilloso marco del Hay Festival Cartagena 2019, magnífica ocasión para encontrarnos y oírnos como pueblos hermanos. Sin la disposición y esfuerzo de ambas fundaciones, el eco de voces afrocaribeñas, su cultura gastronómica y aporte al territorio no hubiera  sido oído en estos selectos escenarios de la cultura latinoamericana.