Celebrar las manifestaciones

Redacción BAT Sin Fronteras

También denominada Semana Mayor, la Semana Santa es el período sagrado más importante del cristianismo y de más intensa actividad dentro de la Iglesia. Abarca un total de ocho días, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección; ​aunque en varios lugares suele iniciarse el viernes anterior, Viernes de Dolores, día en el que se recuerdan los sufrimientos de la Virgen María, puesto que sabía que Jesús sería condenado y crucificado. 

Durante la Semana Santa, la Iglesia Católica cumple con diversos actos, como procesiones, la representación del drama de la muerte y pasión de Cristo, entre otros. Parte de los creyentes se someten a duras penitencias como símbolo de su sacrificio y, en el día Viernes Santo, los fieles guardan ayuno y se abstienen de comer carne.

La Semana Santa se celebra tanto en Venezuela como en Colombia desde los tiempos de la colonia. Forma parte importante de sus tradiciones religiosas. Su celebración implica la realización de distintas actividades cristianas en las que se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Es conocida por ser una época de guarda espiritual y unión de las familias, de celebraciones como la Eucaristía y de actos  como el Vía Crucis, el Lavatorio de los pies, la Visita de los Siete Templos, la adoración de El Nazareno, la Vigilia del Santo Sepulcro y de procesiones en general. Es una fecha vasta de tradiciones en la que cada región o localidad venezolana le otorga una determinada importancia a los ritos de acuerdo a las costumbres de la comunidad donde se celebre. 

Los palmeros de Chacao.

En Caracas, por ejemplo, la Semana Santa comienza con la tradición de los Palmeros de Chacao, quienes tradicionalmente suben al Cerro El Ávila a buscar las palmas que llevarán en procesión hasta las iglesias para ser bendecidas en alusión a la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén el Domingo de Ramos. La Catedral de Caracas también ofrece misas y procesiones durante toda esta semana. El Lunes Santo se realizan diversas actividades como obras de teatros y Vía Crucis vivientes en todo el territorio venezolano y en la noche se realiza la procesión de Jesús Cautivo o Jesús atado a la columna, como se le conoce popularmente, patrón de los presos. El Martes Santo se acostumbra a realizar el Vía Crucis y en la noche la procesión de Jesús, Humildad y Paciencia. En el Miércoles Santo se lleva a cabo la procesión que más atrae a los fieles, la procesión de Jesús con la Cruz a cuestas, conocido popularmente en Venezuela como “El Nazareno”. Se acostumbra a vestirse de morado y llevar velas para seguir al santo y pagar promesas. Los Nazarenos más reconocidos de Venezuela son el Nazareno de San Pablo y el Nazareno de Achaguas. En Caracas, se celebra la eucaristía, que inicia la procesión de la imagen de Cristo cargando la cruz desde la Iglesia de Santa Teresa, lo cual guarda un símbolo de fe y esperanza. El Miércoles Santo en Caracas suele tener lugar en la Basílica de Santa Teresa, la costumbre más impactante de Venezuela desde el año 1580: La procesión del Nazareno de San Pablo. En esta ceremonia, los feligreses vestidos con túnicas moradas, salen a venerar el Cristo milagroso, que salvó a Caracas de una epidemia de viruela en el siglo XVII. 

Imagen del Nazareno en la portada de El Cojo Ilustrado.

El Jueves Santo se realiza una misa solemne en todas las iglesias. Se realiza el lavatorio de pies y se celebra la institución de la eucaristía. Al final de la eucaristía se retiran todas las vestiduras del templo, incluyendo la hostia consagrada, flores, manteles, etc. El templo queda con las luces apagadas y totalmente vacío. Luego de esta misa se traslada el Santísimo Sacramento a un recinto especial en donde recibe adoración durante toda la noche. Con este gesto se da inicio al Triduo Pascual.La tradición religiosa para celebrar el Viernes Santo en Venezuela consiste en escuchar el sermón, por parte de la iglesia, de las Siete Palabras, y recorrer los Siete Templos, actividad que se realiza desde el jueves en la noche  hasta el  viernes de la Semana Santa y que en la capital caraqueña incluye la visita a: La Catedral de Caracas, Iglesia Corazón de Jesús, la Iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes, Templo San Francisco, Iglesia de Altagracia, la Santa Capilla y la Basílica de Santa Teresa. Este recorrido consiste en la visita de devotos a siete iglesias distintas, simbolizando el acompañamiento de los fieles a Jesús en cada uno de sus recorridos desde la noche en que fue apresado hasta su crucifixión.

Es así como también el Viernes Santo se lleva a cabo el Vía Crucis, una tradición en la que los más devotos, hacen una representación y recrean la pasión de Cristo antes de su crucifixión. En esta ceremonia se representa como en todo el mundo, el camino de Jesús a El Calvario, desde su aprehensión por los romanos. 

Quema de Judas en Caracas.

El Sábado Santo se celebra la bendición del cirio pascual y el agua. En muchas localidades del país, por medio de una misa festiva conocida como “Vigilia Pascual”, se celebra con gozo y regocijo el misterio de fe de los cristianos: la resurrección de Jesús. Finalmente, el Domingo de Resurrección se realiza la procesión de Jesús Resucitado, una procesión muy particular, ya que es la procesión alegre durante la Semana Santa, en la que se celebra la victoria de Jesucristo sobre la muerte. A su vez se realiza la Quema de Judas, una de las tradiciones de Semana Santa en Venezuela, que consiste en la elaboración y quema de un muñeco hecho con trapos y vestido con ropa vieja, que simboliza a Judas, el que entregó Jesús. Este creativo monigote, generalmente hecho por una comunidad, tiene un significado simbólico de justicia popular: la gente expresa quejas y descontentos en el ámbito político y comportamiento de figuras públicas.

Procesión en Popayán.

Cada zona de Colombia tiene una manera particular de celebrar la Semana Santa. En Popayán las procesiones de Semana Santa se celebran desde el siglo XVI, convirtiéndose en una de las conmemoraciones más antiguas de Colombia y hacen parte de la lista mundial del Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, y que este año se verá interrumpida por las medida de bioseguridad contra el Covid-19. En Mompox, a orillas del Río Magdalena, la celebración de la Semana Santa en Cruz de Mompox, conocida como Ciudad de Dios, por su tradición católica, destaca por la tradición colombiana de comer pescado durante el Viernes Santo.

Una leyenda cuenta que el Cristo de Buga fue encontrado por una mujer que lavaba su ropa en un río cercano, después de que había decidido cubrir con ese trabajo una deuda de un vecino para evitar que fuera a la cárcel. La noticia se fue difundiendo y con ella se desató una corriente de peregrinaciones para visitar al que llamaron el Señor de los Milagros de Buga. Actualmente, miles de personas llegan allí a venerarlo para que les conceda sus deseos o agradecer lo que ya les concedió, convirtiendo a la basílica de Buga en uno de los mayores centros de peregrinación en Colombia en la Semana Santa.

Hace tres años, la Corte Constitucional de Colombia reconoció la Semana Santa de Tunja como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación. Esta capital organiza eventos religiosos, actividades culturales y conciertos. En Bogotá, Monserrate, uno de los cerros orientales más importantes de la ciudad, en donde los feligreses que hacen el ascenso al cerro ya sea por teleférico, funicular o por medio del sendero peatonal, no pueden irse sin antes disfrutar de comidas típicas, las cuales se venden en los stands del cerro.